Invitado:

David Sosa

Copy Creativo
@choco.crespis

A continuación, podrás sentirte en los pálpitos agitados de un creativo que en sus inicios en la publicidad cometió un error de impacto nacional, con una transcripción completa de este capítulo de DÍAS DE AGENCIA, el podcast de la agencia Trompo. Al final, no te pierdas nuestro Q&A con las cinco preguntas que nuestras practicantes, Lau y Vane, hicieron inmediatamente después de quedar pálidas con la historia.


¡Qué disfrutes este episodio!




¿Oye, quieres escuchar un secreto?

Sabemos que sí, porque en Trompo estamos seguros de que las historias de esos pequeños errorcitos… No, no, no. De esas embarradotas, que te pueden pasar a ti, a mí o a cualquiera mientras estamos en el corre corre del mundo publicitario, son la mejor forma de aprender a superar esos retos a los que nos enfrentamos en nuestros DÍAS DE AGENCIA, el podcast de la agencia Trompo.

Narradora: Cuando empezamos el trabajo de nuestros sueños, las ganas de comernos el mundo con nuestras ideas se pueden volver un arma de doble filo. Justamente como le sucedió a David Sosa o “Deivid” como le decimos en la agencia. Un Copy Creativo que sintió en carne propia la tensión que significa ver al aire y a nivel nacional un error en uno de sus proyectos, así que están bienvenidos a revivir junto a él todo lo que esta historia nos puede enseñar.

David Sosa: Era más o menos el verano del 2018 y yo estaba haciendo mi práctica como Copy Creativo en la in-house de uno de los dos canales más grandes de Colombia de televisión. Ahí pues los días se pasaban pegándomele a los creativos profesionales para ver cómo ellos trabajaban, ver los proyectos que les tocaba, mirar cómo les podía ayudar y pues así irme ganando la confianza para que me empezaran a dejar proyecticos y pues poder demostrar mi talento. Era más o menos como un pichón, un pichón buscando su oportunidad para volar. Entonces, en uno de esos días me soltaron pues el prime del fin de semana que es algo relativamente importante, que es la película del domingo, pues la que está en hora top y había que hacerle una promo para que la gente se enterara del estreno.

Empecé a trabajar, allá todo es muy rápido. De ya para ya empecé a buscar los textos que iban a acompañar las escenas de la película y pues que la iban a volver así súper atractiva para que todos quisieran verla. Hice una prueba con algunos compañeros, más o menos gustó, pero con unos cambios y yo estaba como: no, tengo que demostrar por qué me dejaron el prime. Entonces como que le metí la ficha, hice ahí una metáfora, un juego de palabras, y pues tomó su tiempo, pero al final como que la directora dijo: está chévere, está chévere, listo montémosla. Entonces yo estaba como wow, bien, coroné, todo bien, porque pues suele pasar que cuando uno siente que hizo algo bien, pues se nubla y se confía de otras cosas.

Entonces ya la montamos, montamos las escenas, los créditos, los textos y todo salió, se la mostramos a los directores y bueno, dijeron sí todo bien, metan de cierre el nombre de Sylvestre Stallone, porque pues el man mueve, para meterle esa fuerza y yo dije todo bien, de una. Yo más o menos lo tenía en mi cabeza, pues uno dice: o pues, yo siempre he visto películas de Sylvestre Stallone, yo sé más o menos cómo se escribe. Entonces busqué lo que se veía difícil de la palabra, el Stallone, que uno se pregunta cómo se escribe. Sylvestre se escribe con y griega, bien, listo, chao. Se montó, ya yo dije coroné, triunfé en la publicidad y la mandamos.

Empezó a salir en televisión y yo feliz, dichoso, cuando de pronto empecé a sentir un ambiente de tensión en la agencia, como un ¿quién hizo eso? y yo ya sentí el tironazo. Es que uno ya siente, uno sabe: es algo mío, es algo mío. Cuando me dicen: no se llama SylvestRE, se llama SylvestER y yo: ¿que qué? Siempre lo he pronunciado, siempre lo he escuchado como SylvestRE y el man se llama SylvestER. Como solo me fijé en las letras o en los pedazos difíciles del nombre, me confié. Obviamente quién se va a llamar Sylvester y no Sylvestre. Y bueno, pues eso desencadenó en todo el revuelo de ¿qué pasó? Bajen eso del aire. Ajústenlo.

Pues a mí no me regañaron, siento que apreciaron el esfuerzo que le había metido, pero igual el escarnio me lo di yo solo. Me sentí re mal por no fijarme. Es un error que siempre recordaré, siempre tendré presente. Pero pues es bueno que me pasó en ese momento cuando estaba haciendo mi práctica, que fue algo importante para mí, lo que hizo que me doliera un montón e hizo también que no me confiara y aprendiera que en esos momentos de presión siempre hay que echar otra revisada y que muchas veces es válido y es bueno desconfiar de lo que creemos.



¡Gracias por escuchar/leer!



Q&A DE LAU Y VANE



¿Cuál fue la opinión de tus compañeros cuando vieron el error al aire?

No, nada. Cada uno está con su día a día, con sus responsabilidades. Entonces tampoco pueden parar para prestarle mucha atención a ese tipo de cosas. Igual, afortunadamente, en todos los grupos en los que he trabajado, la gente ha sido una nota y en esos casos pues no es como que se tiren en contra de uno, sino que, es más, se vuelven un apoyo buscando ayudar, buscando ser un aporte para el equipo. Entonces menos mal no pasó a mayores, la gente ayudó y también se reflejó el trabajo en equipo y el soporte que uno puede encontrar en sus compañeros.



Cuando viste el error al aire, ¿quisiste dejar de ser Copy?

Lo contrario. Yo creo que todas esas situaciones se pueden volver un pro o un contra dependiendo de cómo uno lo tome mentalmente y pues en ese caso, menos mal, yo lo vi como un reto, como una oportunidad de mejora, como un llamado de atención a mí mismo para seguir retandome, seguir apostándole a mejorar cada día. Y más que sentir ganas de abandonar mi carrera, vi una oportunidad para seguir metiéndole la ficha, para estar más pilo, para en vez de creer que todo ya quedó perfecto, siempre buscar cosas por mejorar.



¿Cuánto tiempo duró el sentimiento de culpabilidad?

No, nada, o sea, obviamente sí recuerdo específicamente ese día y ese momento, sí siento de una del timbronazo, pero con el ajetreo del día a día y con todo el movimiento que había en la agencia en ese momento, pues nada, al otro día ya tenía que estar pendiente de otras cosas, ya tenía que estar full concentrado. No había tiempo para echarse a la pena. Entonces fue cosa del momento, obviamente después de eso uno cambia el chip y la lección queda, la marca, y pues tiene un efecto en el profesional que vas construyendo, pero puntualmente no. Ya al otro día borrón y empezar con toda de nuevo.



¿Cuál crees que fue el detonante de ese error?

Creo que me pasó lo de la lechera. Yo recuerdo cuando pequeño que mi mamá me leía mucho el cuento o la fábula de la lechera y me repetía mucho la frase: que no le pase lo de la lechera. No sé si conozcan esa historia, pero básicamente era una niña que iba cargando el tanque de leche súper orgullosa pensando lo que iba a poder lograr después de venderla, en lo que va a poder comprar con la plata y por estar pensando en eso y por estar englobada, pum, se le cayó la leche y quedó sin nada. Entonces creo que justo eso me pasó un poco. Empecé a pensar en lo bien que lo había hecho, me confié en que una buena parte del trabajo salió bien y pues eso un poco nubló la situación e impidió ver otras cosas que son importantes y que nunca se deben dejar descuidadas. Entonces es más eso, nunca confiarse, siempre buscar esa oportunidad de mejora que puede existir en cada proyecto, porque ahí está el diferencial, en buscar siempre, así nos sintamos lo más seguros, fortalecer todos los frentes de cada trabajo.



¿Qué consejo le darías al practicante que está empezando a dar sus primeros pasos como Copy Creativo?

Que se le peguen mucho a los creativos más experimentados con los que lleguen a trabajar, que ahí está un plus súper fuerte, súper importante para cualquier persona que esté empezando en cualquier medio profesional, porque realmente es donde uno puede mirar cómo esas personas ya experimentadas solucionan los problemas, la cancha que tienen en el día a día y cómo pilotean diferentes situaciones. Muchas veces es conocimiento que no nos enseñan en la universidad, sino que se aprende viviéndolo y sintiéndolo en el contexto laboral. Entonces es eso. Yo por fortuna tuve muy buenos mentores, que admiro, que el día de hoy me siguen demostrando lo tezos que son y demostrándome que aún les puedo aprender mucho. Siempre tratar de buscar estar en espacios donde uno sea el más junior para tener nuevas oportunidades de aprender de cualquier lado.




LOGO_TROMPO_SVG